Normalmente, cuando nos enfrentamos a una decisión que implica un riesgo, nuestra actuación depende de nuestra creencia en nuestras capacidades para afrontar dichos riesgos. De la misma manera, cuando nos enfrentamos al trading en los mercados financieros, Mark Rzepczynski (1999) definió dos formas diferentes que podemos encontrarnos: el Riesgo Convergente es tomado por aquellos que creen que el mercado está correctamente estructurado y confían plenamente en su capacidad de decisión tras el análisis del mismo; por contra, el Riesgo Divergente es tomado por aquellos que reconocen su ignorancia sobre el devenir de los mercados y prefieren seguir la tendencia en lugar de tratar de anticiparse a ella.

Veamoslo con un ejemplo de trading: estratega 1 con riesgo convergente y estratega 2 con riesgo divergente. Cada uno de ellos aplica su estrategia a una serie de mercados.

El estratega 1 confía plenamente en su análisis y predicciones y considera que el mercado A está infravalorado, por lo que decide invertir en dicho mercado, doblando su posición cada día que dicho mercado cae y cerrando su posición para buscar otro mercado infravalorado cuando sube un día. Por lo tanto, veremos que dicha estrategia proporciona muchas ganancias ligeramente positivas en el largo plazo con algunas perdidas importantes debido a no poder seguir incrementando posiciones y tener que aceptar las perdidas. Esto es lo que se conoce en el ámbito financiero y estadístico como asimetría negativa en la estrategia. Ejemplos claros de este tipo de estrategias son las estrategias de valor (value investing) y las estrategias de reversión a la media.

El estratega 2, por el contrario, añade posiciones a un mercado una vez ya ha empezado a subir y corta la posición cuando baja. Por lo tanto, veremos que dicha estrategia proporciona muchas perdidas ligeramente negativas en el largo plazo con algunas ganancias importantes tras largas tendencias del mercado. Esto es lo que se conoce en el ámbito financiero y estadístico como asimetría positiva en la estrategia. Ejemplos claros de este tipo de estrategias son las estrategias tendenciales (como medias móviles) y las estrategias de asignación adaptativas de activos (adaptive asset allocation).

Resumiendo las características de ambos enfoques desde un punto más profesional y matemático:

Estrategias Convergentes Estrategias Divergentes
Creen en el valor teórico del activo Incapaz de predecir ningún valor para un activo.
Trading de arbitraje, value o contrarian Trading tendencial  o momentum
Convexidad negativa Convexidad positiva
Beneficios cóncavos Beneficios convexos
Asimetría negativa Asimetría positiva
Mercados estables en el largo plazo Incertidumbre sobre los mercados
Cren en los inversores racionales Inversores no son racionales

 

Creo que un mix de ambos tipos de riesgo deben de aparecer en todas las carteras. En los últimos años son cada vez más los fondos que utilizan un enfoque más de riesgo divergente frente la gran mayoría de fondos que teníamos, y seguimos teniendo, que se centran solamente en un riesgo convergente.

Mirando a algunos fondos de inversión como ejemplo, en el fondo de inversión Renta 4 Ohana Europe se explotan ambos tipos de riesgo intentando conseguir una cartera ligada a la renta variable pero con una menor volatilidad y draw-down en momentos de tensión en los mercados. Por contra, en el fondo Renta 4 Ohana Global Markets aplican un enfoque puramente de riesgo convergente sobre los diferentes activos financieros.